Este verano, sigue los consejos de los pediatras de la Alianza por la Seguridad Vial Infantil – AESVI

La Alianza Española por la Seguridad Vial Infantil – AESVI quiere mejorar la seguridad de los pequeños durante este verano. Al decálogo que lanzamos hace unos días para sus desplazamientos en vehículo, queremos sumar unos consejos médicos para evitar riesgos. La doctora María Jesús Esparza, pediatra de atención primaria y miembro de la European Child Safety Alliance, y la doctora Bárbara Rubio Gribble, pediatra de atención hospitalaria, han recopilado algunas recomendaciones útiles de cara a proteger a los pequeños de situaciones como la preparación de los viajes, los cuidados ante el sol y el calor, o la correcta hidratación, entre otros. Hasta finales de agosto, la DGT estima que se producirán más de 86 millones de desplazamientos de largo recorrido, que se unirán a los trayectos cortos.

Preparando el viaje, la escapada de fin de semana, el puente…

  • Prepara con tiempo todo lo que pueda necesitar el niño durante los días de descanso. Aunque sean pocos, si el niño está bajo tratamiento o está tomando medicación, debes consultar a tu pediatra. Además, siempre es bueno disponer de un botiquín básico para el viaje y en el lugar de destino, con analgésicos, material de curas, repelente de insectos…
  • Evita salir cuando se espere un mayor volumen de tráfico (si vas a coger el puente del día 15, consulta la previsión de tráfico…), ya que los niños “sufren” más el tiempo que están en el vehículo. Para evitar el sol y aprovechar los periodos de sueño del niño, muchas veces conviene salir a primera hora de la mañana, para que vayan el mayor tiempo dormidos.
  • Una cuestión de vital importancia: bajo ningún concepto, nunca, se debe dejar a los pequeños solos en el interior del vehículo, aunque exista una apertura en la ventanilla, ni siquiera para hacer algún recado rápido. Nunca. En los meses de calor la temperatura en el interior del coche puede subir entre 10 y 15 grados en menos de 15 minutos, y los niños pueden sufrir un golpe de calor, a veces fatal.

Durante el viaje. Algunos consejos que conviene recordar…

  • Lleva siempre al niño en su sistema de retención infantil, por corto que sea el trayecto. Y comprueba que su instalación es la correcta, siguiendo las instrucciones del fabricante.
  • Respeta siempre las normas de tráfico, ajustando la velocidad a las circunstancias de la vía y el tráfico.
  • Evita distracciones al volante. En marcha, no manipules el navegador, ni el móvil. Evita hacer llamadas, y si tienes que hacerlas, que sean cortas y siempre con un sistema de manos libres.
  • Cuando se viaja con niños, siempre es conveniente que haya una persona adulta, además del conductor, para que pueda atender y distraer a los pequeños durante el trayecto.
  • Prever juegos, historias, canciones… para distraer a los niños. Esto hará que se mareen menos y que el viaje se les haga más corto.
  • Llevar agua y algún alimento ligero para los niños.
  • Viaja con una temperatura de entre 21 y 23 grados en el interior del vehículo, y evita que el niño reciba de forma directa el aire acondicionado.
  • Durante el viaje, parar entre la hora y media y las dos horas de conducción continuada. Es conveniente, tanto para el descanso del conductor como el de los pasajeros, sobre todo si son niños, moverse libremente unos minutos; favorecerá que los pequeños estén más tranquilos al volver a ser instalados en su SRI para continuar el viaje.

En el lugar de destino

  • Al subir o bajar del vehículo, no dejar de vigilar a los niños. En momentos como cargar o descargar podemos dejar que controlar a los pequeños, pudiendo sufrir una situación de riesgo el coche, o perderse por los alrededores. Los niños deben estar siempre bajo la supervisión de los responsables de su vigilancia.
  • En el entorno de las piscinas nunca dejar de vigilar al niño/a, y no dejar a los pequeños a cargo de un niño más mayor, podría distraerse.
  • Zambullirse en el agua solo en lugares donde se conozca la profundidad
  • Evitar exposiciones al sol en las horas centrales del día y proteger la piel con ropa y/o crema con filtro solar adecuado a la piel y edad del niño. Que lleven gorros o sombreros y gafas de sol
  • Para evitar el corte de digestión (hidrocución) evitar comidas copiosas antes de bañarse y evitar cambios bruscos de temperatura: refrescarse después de hacer ejercicio siempre antes de sumergirse en agua fría.
  • Si hace mucho calor, hidratar con regularidad. El agua es la bebida indicada.

Y sobre todo ¡disfrutar de los pequeños! Qué mejor momento para compartir nuestro tiempo con ellos. Eso sí, con seguridad.

En AESVI, nuestro objetivo es proteger a los pequeños en sus desplazamientos a través de los estudios, la formación y el conocimiento. Un objetivo que nos une, y en el que todos y cada uno de nosotros debemos aportar nuestro esfuerzo para que ningún niño viaje sin su sistema de retención infantil, ni tenga el riesgo de sufrir un accidente de tráfico. Es nuestra responsabilidad.

Publicado en AESVI.