Aclarando conceptos

Muchas veces en Internet y otros medios de divulgación nos encontramos contenidos que pueden inducir al error. Desde AESVI y, con la ayuda de las tres Universidades que participan en la Alianza, queremos resolver algunas de las dudas que pueden tener los usuarios a la hora de llevar a los pequeños con seguridad.

Este apartado se irá ampliando con las respuestas que ingenieros, doctores y científicos vayan aportando a las cuestiones más difundidas por la red.

La ciencia es una parte estructural en AESVI, amparando siempre estudios y resultados en certeros y profundos análisis.

A la hora de documentarse sobre conceptos relacionados con las colisiones y la seguridad de los ocupantes debemos intentar hacerlo acudiendo a fuentes fiables. En esta página se reproducirán textos y explicaciones que difunden conceptos erróneos.

«Ante un frenazo brusco o impacto los pasajeros sufren una aceleración de su cuerpo que tendrá que ser retenida por un sistema de seguridad». [Visto en Internet]

Los pasajeros no sufren ninguna aceleración cuando un coche frena o colisiona. Simplemente tienden a moverse con la velocidad que llevaban en los instantes previos al frenazo o colisión. Así nos los explica la primera Ley de Newton que dice que todo cuerpo mantiene su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo mientras no actúen fuerzas externas sobre él. Las interacciones con los sistemas de retención o el habitáculo son ejemplo de fuerzas externas aplicadas sobre los pasajeros.

 

Por el momento, si quieres leer más respuestas científicas a cuestiones leídas en medios, puedes hacerlo en el apartado de AESVI de la web de Vehivial.